Podéis leer buenas narraciones en la Biblioteca de Relatos.

10 de agosto de 2015

"RELOJ SIN MANECILLAS" DE CARSON McCULLERS.

Barcelona, Seix Barral, 2014
288 páginas

Reloj sin manecillas es la última novela escrita por Carson McCullers (Columbus, Georgia, Estados Unidos, 1917-Nyack, Nueva York, 1967), publicada en 1961. McCullers tardó años en escribirla a causa de su mala salud. Desde adolescente tuvo una dolencia, reumatismo articular agudo, que no le fue diagnosticado hasta mucho tiempo más tarde. Sobre todo a partir de 1947 la enfermedad se agravó y la llevó a un fuerte grado de incapacidad, ya que tras un ataque cerebral la parte izquierda de su cuerpo quedó paralizada.
¿Cómo puede escribir alguien a quien precisamente su cuerpo se lo impide de alguna manera? Sin embargo, para McCullers la escritura era indispensable, una pasión a la que no podía sustraerse y una tabla de salvación para seguir viviendo.
En Reloj sin manecillas encontramos esos temas, la enfermedad, la muerte, la vejez, la incapacidad. Un hombre, farmacéutico por demás, sentenciado por los médicos y al que solo quedan unos meses de vida, de lo cual se nos informa al comienzo de la novela. Un anciano juez del Sur, que ya chochea, conservador y racista, pero cuya compleja humanidad capta la escritora a la perfección, con su acostumbrada capacidad de empatía hacia sus personajes y sin ningún maniqueísmo. El nieto del juez, un muchacho blanco que se sabe homosexual en un mundo que reprime duramente esa condición. Un joven negro con los ojos azules cuyo origen misterioso se desvelará al final del libro, y con una arrogancia que no le dejará ser consciente del peligro que corre al enfrentarse a los blancos, ese colectivo donde hasta los más pobres se sienten al menos orgullosos del color de su piel. El tema del racismo y la existencia cotidiana en una localidad del Sur estadounidense son cuestiones recurrentes en la literatura de McCullers, y aquí los plantea con esa objetividad que deja las conclusiones para quienes leemos.

Ella, Carson, nunca dejó de escribir. Yo no dejaré de releerla y de recomendar sus obras.

No hay comentarios: