Podéis leer buenas narraciones en la Biblioteca de Relatos.

7 de enero de 2017

SIEMPRE QUISE HACER LA PRIMERA COMUNIÓN VESTIDA DE ALMIRANTE

Me lo dijo mi última exnovia (con quien por cierto duré bien poco): «¡Vaya cara que tenías en esa foto!». Estábamos sentadas en el sofá de mi casa, mirando el álbum de imágenes de mi vida. ¡Qué romántico me parecía entonces eso, contemplar con tu amante las fotografías de las sendas infancias, en blanco y negro y ya un poco arrugadas, como yo empiezo a estarlo (y mi última exnovia, no es por nada, también).
La foto estaba fechada atrás: 8 de mayo de 1971. Era el día de mi primera comunión.
«Pero ¿qué te pasaba?», me preguntó mi ex, «pareces muy seria, muy triste, casi enfadada, y eso que llevabas un vestido tan bonito…».


Es una mañana de primavera y ha empezado a llover. Estoy en la calle, en un barrio al sur de Madrid, camino de la iglesia. Llevo un vestido blanco, primoroso, zapatos inmaculados, guantes níveos, y un gorrito igual a esos que luego vi en La casa de la pradera. Miro por aquellas gafitas de concha, anaranjadas, que llevé desde tan pronto. Mi tía Rosa, de negro (apenas se la ve, sólo su brazo), ayuda a levantar mi vestido contra la lluvia. Sujeto con las dos manos un paraguas abierto, muy grande, que era de mi madre.


«Claro», aventuró mi exnovia, «si no sonreías ni un poco debió ser porque estabas preocupada pensando que se te mancharía el vestido con el agua».
Pues no. La verdad, la verdad que escondían mis labios contraídos, mi rostro impasible, era otra. Por eso toda la vida he mirado esa foto con la misma cara de póker que entonces.
La verdad no la ha sabido nadie, nunca, hasta ahora que os la voy a contar.
Yo siempre quise hacer la primera comunión vestida de almirante. Todavía hoy, cuando paso junto a una tienda de trajes de comunión, me planto ante el escaparate a elegir cuál me gusta más: desde luego no el de simple marinero, ni tampoco el azul marino, sino el uniforme color marfil, con entorchados, cordones, botonadura de oro. No más ni menos hortera que el vestido blanco azucena de las niñas que se disfrazan de novias. Siempre me quedo un buen rato parada allí, mirando tras el cristal. Pero, de verdad, nunca he querido ser almirante, prefería ser grumete o piloto de una nave espacial… Estoy muy contenta de haberme convertido en feminista, pacifista, queer y perroflauta. Sin embargo no consigo evitar lo de pararme ante las tiendas de trajes de comunión y preguntarme por qué, por qué no me pude vestir así, con esa guerrera y pantalón tan blancos y tan bonitos, si lo deseaba tanto y lo prefería. Por qué no pude pedirlo, confesarlo. ¿Os imagináis la cara que hubieran puesto mis padres, mis tías, mis compañeras de colegio, el párroco?

Me alejo del escaparate cabizbaja, con el mismo gesto adusto de la fotografía, aunque ahora la imagen sea en color.


Lola Robles
Noviembre 2007
Nueva versión, mayo 2012

20 de diciembre de 2016

¿SUEÑAN LAS LECTORAS CON LA CIENCIA FICCIÓN?: MUJERES Y LECTURA DE LA CIENCIA FICCIÓN

Os dejo el vínculo a un artículo que hemos escrito Conchi Regueiro y Lola Robles sobre los porcentajes de lectura del género de la ciencia ficción por parte de mujeres y varones, y también según las distintas edades del público lector. El artículo fue publicado en la web NCG3660:
https://ngc3660.com/lectoras-de-ciencia-ficcion/

9 de diciembre de 2016

MONTEVERDE: MEMOIRS OF AN INTERSTELLAR LINGUIST

Se ha publicado en inglés y en Estados Unidos mi novelita El informe Monteverde, que apareció
por primera vez en español en el año 2005. Os dejo la información sobre el libro en inglés por si queréis comprarlo: http://www.aqueductpress.com/books/978-1-61976-117-9.php

Monteverde: Memoirs of an Interstellar Linguist
by Lola Robles and tr. by Lawrence Schimel
ISBN: 978-1-61976-117-9 (13 digit)
Publication Date: 2016
paperback 96 pages
Aqueduct Press 
PO Box 95787 
Seattle, WA 98145-2787

Terran scholar Rachel Monteverde journeys to Aanuk, a paradisiacal planet famous for both its beaches and the generosity of its nomadic inhabitants. The aanukiens are not the only people on the planet, however: Rachel is eager to meet the Fihdia, a cave-dwelling people who share a congenital condition that makes them blind. Rachel's relentless determination to communicate with them despite the Aanukien's dismissal and the Fihdia's secretiveness will yield more than she ever hoped for.

La lingüista terrestre Rachel Monteverde es enviada por la Sociedad para el Estudio de las Lenguas Interestelares al planeta Aanuk.  A Aanuk se le conoce como el Planeta Paraíso por su clima y paisaje, y es destino de los más lujosos cruceros turísticos. Pero el interés de la Sociedad Lingüista es otro: conocer a los habitantes de ese mundo, los aanukiens, un pueblo nómada y tribal, alegre y amante de la música; y los fihdia, gentes que se esconden en cavernas y que al parecer, a causa de una enfermedad congénita que les ha dejado ciegos, hablan una lengua única en la galaxia. Pero a través de la elaboración de su Informe, Rachel Monteverde descubrirá sobre ese mundo mucho más de lo que venía a buscar.

22 de noviembre de 2016

"NUNCA BESES A UN EXTRAÑO" DE NURIA C. BOTEY EN EL TALLER FANTÁSTIKAS DE NOVIEMBRE

TALLER FANTÁSTIKAS
Lunes 18 de Noviembre de 2016
17:30 horas


«Nunca beses a un extraño», de Nuria C. Botey
Con la presencia de la autora.


Debatiremos sobre el cuento de la escritora española de terror Nuria C. Botey titulado «Nunca beses a un extraño». El cuento forma parte de una antología con el mismo título, un recopilatorio de los cuentos que desde 1993 hasta la actualidad la autora ha ido publicando en revistas y antologías varias. Algunas de estas narraciones han sido premiadas en certámenes literarios, pero también las hay inéditas.  El libro puede conseguirse en Amazon en versión digital.
En esta sesión del taller, nos centraremos en este relato concreto, y tendremos la suerte de contar con la presencia de la propia autora, Nuria C. Botey.

TALLER FANTÁSTIKAS 2016-2017
a cargo de Lola Robles
 Taller de lectura y debate de narraciones fantásticas, de ciencia ficción, góticas, fantasía (e incluso realistas), especialmente de escritoras, desde una perspectiva feminista, queer y pacifista.
Se realiza el último lunes de cada mes de 17.30 a 19.30  horas.
 TALLER ADAPTADO PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD VISUAL
Espacio de Igualdad "Hermanas Mirabal"
Sala de Encuentro. Entrada libre hasta completar aforo.
C/ Bravo Murillo, 133 (Casa de Baños), entrada por C/ Juan Pantoja nº2. 3ª planta. Metro: Alvarado (Línea 1)
Espacio de Igualdad “Hermanas Mirabal”/Agente de Igualdad
Tf: 91 534 53 65.
Emails: caimujerhm3@madrid.es; espaciotetuan@dinamia.org; https://www.facebook.com/EspaciodeIgualdadHermanasMirabal/

https://twitter.com/DG_Igualdad ;www.madrid.es

ENTREVISTA A BLANCA MART

Entrevista realizada por Lola Robles en Octubre de 2016


Pregunta. Mi primera pregunta se refiere a tus comienzos como lectora y escritora. ¿Cuándo se iniciaron para ti estas dos aficiones? ¿Te apetece hablarnos de tu infancia?
Respuesta. Nací en una casa de la cual te adjunto una foto, grande, rodeada de jardín y árboles y que tenía torreón, desván, buhardilla y sótano, en un pueblo en las afueras de Barcelona. Recuerdo los árboles, la cantidad de flores, de libros: literatura, novelas, cuentos, poesía, historia, geografía, libros de arte…
 Mis abuelos contándonos historias; mi madre empeñada en que aprendiéramos a leer  pronto, prontísimo, (no fuera a haber otra guerra…), mi padre con sus libros de arte y comprándonos cuentos, tebeos, libros, revistas literarias. Creo que todo eso fue el germen. Aún guardo revistas, cuentos, libros de aquella época. Yo escribí poesía, algún cuento; empecé una novela en plan “Mujercitas”, que prudentemente rompí  a los quince años.

Pregunta El primer relato que publicaste  fue “La crisálida”, en la revista Nueva Dimensión nº140, en diciembre de 1981. ¿Cómo fue esa historia?
Respuesta Había escrito La Crisálida en la playa, mi marido nadando con mis hijos y yo en la arena escribiendo con un boli en un cuaderno rojo, que por cierto, el investigador mexicano Miguel Ángel Fernández hizo llegar a la Universidad del Sur de Florida (Estados Unidos). Allí está guardado el Cuaderno Rojo con el original de este cuento, escrito a mano.
            Lo llevé, ahora escrito en la  máquina de escribir, a Ediciones Dronte, un sábado por la mañana acompañada de mis hijos y una sobrina. Al joven que abrió la puerta con cara de asombro, pues la editorial estaba cerrada ese día, le ofrecí unos cuentos entre los que estaba La Crisálida.
            Abrió la puerta y me mostró montones y montones de cuentos que tenía que leer ese fin de semana. Resulta que se había encerrado a leer. Entonces le propuse:
            “¿Por qué no empieza leyendo el mío? Si no le gusta lo aparta y si es que sí, se pasa un rato divertido”.
            La verdad es que la propuesta era un poco disparatada, sólo justificada por el entusiasmo literario que nos posee a los escritores, pero amablemente dijo que sí. Unos meses más tarde recibí por correo unos ejemplares del nº 140 de Nueva Dimensión con La Crisálida publicada. Al Braker y Whissita Reed, acababan de nacer.

Pregunta Posteriormente te trasladaste a vivir a México. ¿Cómo es el mundo de la ciencia ficción mexicana? ¿Se lee mucha ciencia ficción allí? ¿Qué autores y autoras destacarías?
Respuesta No te podría contestar con mucho detalle pues yo entré en contacto con la ciencia ficción mexicana a través de la revista Asimov Ciencia Ficción en el 95. Respecto a mí fue un mundo muy creativo, estimulante, rico. Los compañeros decían que no se leía mucha ciencia ficción, pero eso creo que es mal general.
            Conocí, entre otros, a autores muy interesantes como Aldo Alba, Libia Brenda Castro, Martha Camacho, Ricardo Guzmán Wolffer, Gerardo Horacio Porcayo, Gabriel Trujillo Muñoz. Trabajaban cuento, novela o ensayo e incluso diferentes géneros. Sé que había otros grupos y en cada uno de ellos, escritores con aportaciones y un intenso trabajo de difusión del género, como H. Pascal.

Pregunta Háblanos, por favor del Orfeó Català de Mèxic y tu relación con él.
Respuesta Hubo momento en nuestra vida en México en que mi esposo y yo nos hicimos socios del Orfeó. En una ocasión me invitaron a formar parte de la Junta Directiva. Acepté y fue una experiencia muy enriquecedora. En diferentes tiempos, presenté a la Junta directiva las siguientes propuestas: 1) Publicar la colección “Diálogo entre Culturas”, dedicada a catalanes y mexicanos. 2) Organizar un Concurso de Relato Breve. Aceptaron ambas propuestas, que llevamos a cabo durante  unos diez años, recibiendo cuentos a nivel internacional.

Pregunta También nos gustaría que nos contaras algo sobre la Associació d’Escriptors Tirant lo Blanc, qué era, cómo funcionaba, cómo te vinculaste a esta asociación.
Respuesta Soy socia fundadora. Con otras escritoras y escritores mexicanos y catalanes, nos reuníamos, y fundamos la Asociación de Escritores Tirant lo Blanc con sede en el Orfeó Catalán de México, que nos apoyó y nos facilitó el espacio para nuestras presentaciones y talleres. Esta Asociación aún existe y sigue funcionando. Cada año publicamos entre todas, dos o tres antologías de cuentos al año. Vamos por el número 28.
En un viaje a Barcelona fundé la Asociación de Escritores Tirant lo Blanc de Catalunya, invitando a escritores de ambos países. También, aunque no me era posible participar en ella,  esta Asociación ha  seguido publicando, dando difusión a la cultura  y en contacto con la de México.
 

Pregunta Fuiste también editora de una pequeña editorial independiente, El taller ¿cómo funcionaba la editorial y qué publicaba?
Respuesta El Taller fue un vuelo corto, que iniciamos Miguel Pujol y yo. Publicamos Difrentes (cuentos de ciencia ficción). Flores Nocturnas (cuentos de vampiras), un Libro de Viajes, Las maniobras ocultas de Mary Acosta; la novela  El Manuscrito Florentino que escribí en coautoría con Aldo Alba.
Las  antologías reunían a autores mexicanos y catalanes. A algunos de ellos les ha publicado posteriormente José Joaquín Ramos en su revista Alfa Eridiani (Martha Camacho, Elena Pujol, Pedro Paunero…)

Pregunta En México también diste cursos sobre ciencia ficción y publicaste un libro de ensayo, Ficción prospectiva (2005). Nos interesaría saber también de esta parte de tu obra y de tus actividades.
Respuesta El escritor y pintor Pedro Bayona me contactó para invitarme a dar clase en el Instituto Superior de Estudios Prospectivos) de la Ciudad de México. La materia era Ficción Predictiva para la licenciatura en Prospectiva. El director el Dr. Adip Sabag. Acepté y ser profesora en el Instituto fue, de nuevo, una experiencia muy enriquecedora. El ISEP publicó el breve libro  Ficción Prospectiva, que recogía algunos de mis artículos de ciencia ficción.

Pregunta Vamos ahora a las obras que publicaste en aquel país: por un lado tenemos los libros de cuentos Cuentos del Archivo Hurus (1998) y Archivo Hurus II (2002). Siempre has cultivado con especial atención el relato. ¿Te gusta o interesa más que la novela? ¿Has tenido más dificultades para publicarlos?
Respuesta En realidad, no, no  me interesa el relato más que la novela. El interés va parejo. Pienso que el cuento es la esencia y la novela la vida. He disfrutado leyendo cuentos como Una Odisea Marciana de S. G. Wienbaum y Pequeños actos de amor de Libia Brenda Castro o Nexo Joe de Elena Pujol, o Cibergolem de Martha Camacho y también he disfrutado mucho, con  novelas como   Middlemarch de George Elliot, o El despertar de Kate Chopin o El extranjero de Albert Camus.
Como anécdota te comentaré que en 1998, Editorial Llaca publicó la novela La era de los clones y ediciones El Ermitaño Cuentos del Archivo Hurus, casi al mismo tiempo.
 Creo que es más fácil publicar cuento, pues lo puedes publicar en diferentes espacios: revistas, antologías. También hay una ventaja en el cuento: la practicidad; puedes escribir cincuenta cuentos. Pero para escribir cincuenta novelas se requiere una exigencia de espacio-tiempo-energía mucho más considerable.

Pregunta ¿De dónde surgió la idea de los “Archivos Hurus”?
Respuesta De mis neuronas, ya sabes: las partículas en marcha, la electricidad, la chispa que se abre y salta (je, je). En serio, ¿recuerdas la buhardilla  en el torreón de mi casa?. Allí estaba la fragua, el taller del alquimista. Sentada en el suelo, rodeada de libros. ¿Un torreón?, ¿una micro-biblioteca?, ¿historias medievales? ¿El futuro? Era un Archivo Hurus. Y luego lo trasladé al espacio con esas características de Monasterio Medieval, de Biblioteca. “… lugar donde se recogen todos los conocimientos de las galaxias, donde se da asilo al perseguido…”

Pregunta En cuanto a la novela La era de los clones (1998) ¿Puedes comentarnos algo sobre ella y sus avatares posteriores, pues después se ha publicado en catalán con el título Els fills de l’atzar (2012)  y en castellano, pero ya en España, como A la sombra de Mercurio (2014)?
Respuesta Sí, se publicó en México. La novela primigenia era A la sombra de Mercurio con unas doscientas cincuenta páginas. La editorial iba a sacar una colección de ciencia ficción. Aceptaron la novela, firmamos contrato; en fin todos los pasos ya resueltos cuando avisaron de que no podían publicarla tan extensa. Me quedé perpleja. Lo pensé y decidí que cada asunto tiene su tiempo. Me quedé trabajando toda la noche. La volví a entregar reducida a unas cien páginas; había quitado toda la aventura central: la aventura mercuriana; por lo tanto había que quitar la referencia a Mercurio. H. Pascal, el escritor que se había encargado de presentarnos a la editorial, sugirió La era de los clones. Me pareció muy adecuado. La novela salió y se vendieron todos los ejemplares distribuidos.
Después, en Barcelona fue Pilar Daniel, quien llevó de nuevo la versión íntegra de esta novela a un  editor; ella misma la tradujo a catalán y Editorial Pagés la publicó, pero de nuevo el editor sugirió otro título: Els Fills de l´Atzar, pues así llaman los clones a los humanos en esta novela. Bien, así quedó.
Por tercera vez fue publicada y por primera  vez salió con su título original: A la sombra de Mercurio. Ahora el editor fue José Joaquín Ramos, de Erídano, en Madrid.
Tengo en mente que en una cuarta edición retomaré el título de La era de los clones. Me gusta y tengo la impresión que es el título que más ha gustado.

Pregunta ¿Algo más que quieras decirnos sobre tu vida en México? ¿Cuándo regresaste a España? ¿Sigues teniendo relación con México y su ciencia ficción?
Respuesta Mi vida en México con mi familia estuvo muy bien; viajamos y conocimos México que es una maravilla. Tuve suerte con los amigos en el Orfeó, en el ISEP, en Asimov Ciencia Ficción, que fue el reinicio y el empuje. Conocí gente creativa, escritores con los que nos reuníamos, ya sabes, las horas alrededor del café y todo eso que permanece.
La última vez que fui a México fue a finales del 2014 ¡Cuánto tiempo!, pero eso no quiere decir que haya regresado totalmente  pues la relación permanece. Este año, me han invitado desde México a participar en antologías. En su libro Utopías y Quimeras, el Dr. Gabriel Trujillo Muñoz me hizo el honor de dedicar un capítulo a mi obra…, la Dra. Lilia Granillo de la UAM escribió sobre nosotras las escritoras de ciencia ficción… es continuo y muy gratificante ver que no me olvidan. O sea que tengo dos hogares. Estoy aquí y allá.   

Pregunta A partir de tu regreso a España ¿qué libros empezaste a publicar aquí?
Respuesta En realidad, antes, Pilar Daniel estaba en la lucha de la traducción y publicación de Els Fills de l´Atzar. También La Asociación Tirant lo Blanc de México se relacionaba con la Asociación Tirant lo Blanc de Catalunya y nos publicábamos cuentos mutuamente y editamos un libro en conjunto. No hay una fecha de inicio en España puesto que intercambiábamos material. Quizás el primer libro publicado en España fue La Nimiedad, (2006) novela realista que se publicó en Barcelona pero que también tuvo un distribuidor en México, donde vivíamos.
 Después conocí a José Joaquín Ramos de Erídano y él se lanzó con toda mi obra: Publicó varias novelas y también cuentos y artículos en su revista digital Alfa Eridiani. Fue estupendo.


Pregunta Has escrito obras de otros géneros que no son ciencia ficción ni fantasía, ¿verdad? Nos interesa saber también sobre ellas.
La Nimiedad, novela realista, donde hablo un poco del valor de la imaginación frente a la memoria, un poco de la España profunda, un poco de la guerra civil y sobre todo de la lucha por construir los sueños.
Policiacas: Lluvia sobre el barman, ambientada en Barcelona.  El vuelo de la gaviota ambientada en México.
Vampiros: Dorian Eternity ambientada en México

Pregunta En tu obra hay Space-Ópera  y  fantasía heroica. ¿Qué autores y obras te han inspirado más?
Respuesta Mi primer contacto con la fantasía no fue propiamente de con la fantasía heroica: eran los cuentos que nos contaba mi abuelo, sobre El Cid Campeador, los Siete infantes de Lara, Viriato… supongo que él los leía  y luego nos los adaptaba. Pero recibías un mundo de caballeros,  de conceptos de honor… Leía libros de ambientación medieval… El primero que me compré, de cría,  fue Los caballeros del rey Arturo. Aún lo tengo.
Bien, pues es ese universo trasladado al futuro.
Nunca leí Space Opera; cuando escribí una y H. Pascal me dijo que había escrito Space Opera le dije que nada de eso, que era una novela de aventuras espaciales, con un héroe y una heroína muy definidos. Luego analizamos y ¡vaya, era una Space Opera!
Luego he leído space opera que me ha interesado mucho, como Rimrunners de C.J. Cherry o las cuatro divertidas obras del ciclo de Tschai de Jack Vance. También Los Viajes de Tuf, de G.R. Martin y  Demonios en el cielo de Gabriel Bermúdez Castillo.

Pregunta ¿Por qué te sedujeron los personajes de Al Braker y Whissita Lena Reed?
Respuesta No sé, bien, bien… si me sedujeron. Llegaron para quedarse. En algunas ocasiones en algunas revistas  me dijeron ¿tienes algún cuento de aquellos dos personajes? o ¿cómo se conocieron?
En La Crisálida en realidad no parecía que hubiera un futuro para Al Braker, pero los amigos que lo leyeron reclamaron. “¡Pero no puedes acabar con él!” –me dijeron-. Y seguí.

Pregunta Tus mujeres son libres e independientes, fuertes y valerosas, con frecuencia exploradoras y guerreras, pero al mismo tiempo pueden compatibilizarlo con el interés por la literatura y el conocimiento. ¿Cuáles de tus protagonistas son las que más te gustan?
Respuesta Whissita Reed. Por todo lo que señalas. Es valiente, aventurera, libre; le interesan los motivos de la guerra y estudia sobre ella. Estudia e investiga. Está muy bien situada en su propio mundo.
Mariana, la bruja de La soledad de la meiga, cuento  publicado en  Goliardos y  A la sombra del Linaje. Es  sabia, es tranquila. Lucha por sus conocimientos con fuerza y también sabe  situarse en su propio mundo.

Pregunta En tus narraciones aparecen una serie de valores éticos como el pacifismo, la libertad e independencia de las mujeres de las que hemos hablado antes, la pasión por el conocimiento y los libros, el rechazo a las diferencias entre las criaturas por sus condiciones diversas… ¿Cuáles son los relatos y novelas donde crees que esos valores éticos han quedado mejor elaborados literariamente?
En A la sombra de Mercurio, Braker tiene los sentimientos de una persona con prejuicios pero actúa defendiendo la libertad y el respeto a otros (le gusten, o no, esos otros). Se plantea la ética clónica. El piloto, es bastante bestia (perdón por la expresión), pero no busca pelea, y defiende la libertad del individuo: “Nadie sube a mi nave si no lo desea”, rechaza los experimentos con seres humanos.
En El espacio Aural, la idea de libertad parece imposible en la Metanauta. Pero estén en el universo que estén, los personajes buscan la libertad.
¿Clonalidad? en cuanto a las diferencias entre los seres.
La guerra de Puerto Space, Whissita está en contra de la guerra, ama el conocimiento, busca la paz.

Pregunta Muchas gracias, Blanca, por responder a una entrevista tan extensa. ¿Quieres añadir algo más?
Respuesta No puedo despedirme sin citar a Philip K. Dick que me inspiró un antes y un después en la literatura de Ciencia Ficción.
Gracias por tu interés en mi obra y deseo que sigas tu labor de escritora, ensayista y difusora de la Ciencia ficción.