Podéis leer buenas narraciones en la Biblioteca de Relatos.

17 de junio de 2009

Sobre Crepúsculo de Stephenie Meyer, y otros libros actuales de vampiros


Después de leer Crepúsculo, el primer título de la ya famosa saga de Stephenie Meyer, pensé en escribir un comentario sobre la novela. Finalmente he tenido la suerte de entrevistar a una lectora apasionada de la saga, Claudia, de 13 años. Creo que sus palabras explican mucho mejor el éxito de esta saga que cualquier cosa que yo pueda decir.

Entrevista (Viernes 17 de abril de 2009):
Pregunta: Claudia, ¿has leído los 4 libros de la saga Crepúsculo?
Claudia: Si, una vez en francés, y otra en español.
Pregunta: Es decir, los has leído todos en español y francés.
Claudia: Sí (Claudia estudia en el Liceo Francés de Madrid)
Pregunta: Recuérdanos por favor los títulos de esta saga.
Claudia: Los títulos son: Crepúsculo, Luna nueva, Eclipse y Amanecer.
Pregunta: De estos 4 libros ¿cuál es que te ha gustado más y por qué?
Claudia: El que más me ha gustado es el cuarto, Amanecer, porque en él pasan muchas cosas importantes y también hay una parte que está escrita desde el punto de vista de Jakob, lo cual me parece un buen cambio, al principio te lías un poco pero al final está bien, pues cambias de aire y te enteras de lo que pasa en la manada de los hombres-lobo.
Pregunta: ¿Con qué personaje de la saga te identificas, si es que te ocurre con alguno, y por qué?
Claudia: Pues… me identifico con Bella, ya que al comienzo, cuando llega al instituto, se siente un poco sola, como si estuviera perdida, y tiene que acostumbrarse a esa nueva situación.
Pregunta: ¿Qué piensas del personaje de Edward Cullen?
Claudia: Está bien, pero no sé, es como un padre para Bella, más que un novio o amigo, es demasiado protector, no debería serlo tanto.
Pregunta: A mí también me ha llamado la atención eso, yo le he visto hasta un poco empalagoso al chico. Pero pensé que podía resultar agradable el que fuera un novio tan solícito, con interés por todo lo que Bella había hecho antes de llegar a Forks, siempre pendiente de la chica y de que no le pase nada… Sin embargo tú le ves un poco o incluso demasiado paternal.
Claudia: Sí, y lo que tú has dicho, empalagoso, si yo fuera Bella le pediría a Edgard que me dejase mi espacio vital, respirar, estar con mis amigos, y que no se preocupase tanto por mí.
Pregunta: ¿Qué piensas de los vampiros que aparecen en la saga? ¿Qué crees que representan estos personajes?
Claudia: Eh… representan un poco lo prohibido, y gente rara que vemos en la realidad y igual hablamos mal de ellos porque creemos que tienen actitudes raras, o cosas extrañas en su personalidad. Entonces, creo que estos vampiros representan a esas personas, sobre las que a veces pensamos o hablamos mal, pero pueden ser muy amables, o diferentes simplemente y por eso hablamos así, porque no los conocemos bien, o nos dan miedo, o nos producen rechazo.
Pregunta: ¿Creen que estas novelas atraen especialmente a lectoras adolescentes? ¿Piensas que pueden gustar más a las chicas, digamos, y por qué?
Claudia: Pues sí, yo creo que atraen más a los adolescentes que a los adultos, y más a las chicas, porque es una historia de amor, y bueno, eso a los chicos no les va mucho, y también porque, aunque hay acción, que también les gusta a las chicas, éstas prefieren las historias de amor, de amistades, la vida cotidiana, más que la acción como a los chicos.
Pregunta: En la primera novela, Crepúsculo, la única que yo he leído hasta ahora, hay una situación de peligro, cuando los Cullen están jugando un partido de béisbol en un bosque, una escena que me pareció muy curiosa, y se encuentran con otros vampiros que son malos, y a partir de ahí hay una persecución, Bella tiene que huir, y eso está muy entretenido, pero es verdad que en la novela no hay situaciones de mucha violencia, ni acción como en las películas de puñetazos y tiros. ¿Hay más violencia en alguna de las novelas posteriores?
Claudia: A ver… no, no hay mucha violencia de tiros y puñetazos, si hay algún encontronazo entre los licántropos y los vampiros, pero realmente no. En el primer libro, del que tú hablas, está también cuando Edward y el vampiro James pelean, pero el noventa por ciento del libro es vida social y cotidiana… No se podría decir realmente que es un libro de acción.
Pregunta: O sea, que no te parecen historias muy violentas.
Claudia: Bueno, a veces si hay violencia, como cuando los vampiros se tienen que alimentar y tal, pero no, yo creo que no.
Pregunta: ¿Has leído más obras de la autora aparte de la saga Crepúsculo?
Claudia: Sí, me he leído un libro de historietas cortas de vampiros, que se llama Noches de baile en el infierno, de varios autores, y hay una historia de Stephenie Meyer que está bien, y también acaba de salir un libro que se llama The host que quiero leer.
Pregunta: ¿Y has leído más libros de vampiros de otros autores? ¿Te ha gustado alguno especialmente?
Claudia: Sí, la mayoría de los libros que leo son de vampiros. Hay una saga, hasta ahora son tres pero va a salir un cuarto, se llama Crónicas vampíricas, de una autora creo que estadounidense, que están muy bien. Voy a buscar el libro. Mira, la autora es Lisa Jane Smith. Los títulos son Despertar, Conflicto y Furia. Tienen unas portadas muy características, como las de Crepúsculo.
Pregunta: ¿Alguna otra autora o autor que recuerdes?
Claudia: Me leí hace poco una novela bastante interesante también, no es de vampiros, sino sobre criaturas extrañas, se llama Ghostgirl, de Tonya Hurley; es de una chica adolescente que se muere y el fantasma tiene que realizar unas pruebas para irse al más allá. También lo recomendaría.
Pregunta: ¿Has leído Placeres prohibidos, protagonizada por la cazavampiros Anita Blake, de Laurell K. Hamilton?
Claudia: Sí, sí lo he leído, está bien, pero me parecíó demasiado para los adolescentes, igual habría que leerlo más tarde, aunque a mí me gustó.
Pregunta: ¿y has leído alguna obra clásica sobre vampiros, más antigua?
Claudia: Ahora mismo me gustaría leer Frankenstein y Drácula.

Gracias por la entrevista, Claudia!

BIBLIOGRAFÍA CITADA:
Stephenie Meyer. Saga Crepúsculo. Compuesta por los títulos: Crepúsculo, Luna nueva, Eclipse y Amanecer. Publicados por la editorial Alfaguara (Madrid) de 2006 a 2008 (han sido reeditados posteriormente).
Stephenie Meyer. La huésped (The host). Madrid, Suma de Letras, 2009.
VV AA. Noches de baile en el infierno. Madrid, Alfaguara, 2008 (con un cuento de Stephenie Meyer)
Laurell K. Hamilton. Placeres prohibidos. Anita Blake cazampiros 1.Barcelona, Gigamesh, 2006.
Tonya Hurley. Ghostgirl. Madrid, Alfaguara, 2008.
L. J. Smith. Crónicas vampíricas. Compuesta por los títulos: Despertar, Conflicto, Furia e Invocación. Barcelona, Destino, 2008-2009.

7 de junio de 2009

Reedición de La fase del rubí, de Pilar Pedraza

La fase del rubí. Madrid, Valdemar, 2009. 283 págs. (El Club Diógenes, 279)

Acaba de reeditarse en mayo de 2009, por la editorial Valdemar, una de las mejores y más conocidas novelas de Pilar Pedraza La fase del rubí, publicada por primera vez en 1987.

No os la perdáis si no la habéis leído. Como bien dice la nota de contracubierta, la carrera literaria de Pilar Pedraza ha discurrido siempre ajena a la conveniencia de las modas, y se ha convertido en ejemplo de coherencia creativa.
Si queréis leer más sobre la autora, en este mismo blog,
Sobre Pilar Pedraza
La fase del rubí
y también
Acerca de Erzébet Báthory, la Condesa Sangrienta.

2 de junio de 2009

Perturbaciones. Antología del relato fantástico español actual


Perturbaciones. Antología del relato fantástico español actual.
Madrid, Editorial Salto de Página, 2009. 384 páginas. Colección Púrpura 17
Recopilación, edición y prólogo de Juan Jacinto Muñoz Rengel

Relatos incluidos en la antología:

"Los libros vacíos", de José María Merino;
"Dios" y otros microrrelatos, de Juan Pedro Aparicio;
"El juicio final", de Cristina Peri Rossi;
"La mujer de verde", de Cristina Fernández Cubas;
"Capitán Seymour Sea", de Norberto Luis Romero;
"Balneario", de Pilar Pedraza;
"Diario", de Julia Otxoa;
"La obsesión de la alimaña", de Elia Barceló;
"Final absurdo", de Laura Freixas;
"El andén de nieve", de Carlos Castán;
"Una cita aplazada sine die", de Luis García Jambrina;
"Otra vez la noche", de Ignacio Martínez Pisón;
"Los palafitos", de Ángel Olgoso;
"La cueva" y otros microrrelatos, de Fernando Iwasaki;
"Fecundación", de Pedro Ugarte;
"El espíritu del griego", de Manuel Moyano;
"Y por fin despertar", de David Roas;
"Venco a la molinera", de Félix Palma;
"Los niños hundidos", de Miguel Ángel Muñoz;
"Roger Lévy y sus reflejos", de Ignacio Ferrando;
"Paso a paso hacia el final del día", de Jon Bilbao;
"Biológicas: una lectura providencial", de Óscar Esquivias;
"Cantalobos", de Patricia Esteban Erlés;
"El desván de la casa roja", de Luis Manuel Ruiz;
"Alesia" Óscar Sipán;
"Velocidad de los sueños" y otros microrrelatos, de Miguel Ángel Zapata.

Texto de contracubierta:
"En el interior de este volumen hay de todo, anomalías y perturbaciones para todos los gustos. Prueben a abrirlo. Ábranlo y lean. Lean sobre la muerte, la vida después de ésta, la inmortalidad, el paraíso, el limbo, el infierno, los resucitados, y los espectros de hoy o de hace veinticinco siglos. Lean sobre Dios y el Diablo, el origen y el fin. Lean acerca de mundos paralelos, de bucles temporales que conectan nuestro presente con el Medievo, de la predeterminación encerrada en los espejos, o de las necrológicas inversas que publican algunos periódicos. Lean en torno al doble, a la identidad y a las conexiones invisibles. Lean todo sobre las interacciones entre realidad y ficción, metaficción y metaliteratura. O incluso sobre la absoluta desaparición de la ficción en los libros. Lean sobre los sueños y las pesadillas. Sobre las transformaciones imposibles de hombres y mujeres, de objetos y animales. Lean acerca de la presciencia, la telepatía, la telequinesia, y todas las perturbaciones de las capacidades cognitivas, las de la memoria, las de la personalidad, las de la percepción. Lean. Lean y disfruten del cosquilleo y el vértigo de asomarse a los bordes del abismo". (Juan Jacinto Muñoz Rengel)